Translate Blog

sábado, 28 de abril de 2012

Memorias del Verano


Revisando mis álbumes de fotos, he encontrado esta aventurilla que hicimos mi amigo Karl (el polaco) y yo el pasado verano.

La idea era subir al cortijo donde habitualmente acampamos, desde el pueblo más cercano... unos 700 metros de desnivel por las escarpadas cuestas de un cortafuegos, con un calor abrasador y con cerca de 30 kgs a las espaldas. Una labor de titanes!!


Dejamos el coche en un carril cercano al pueblo, nos cargamos las mochilas a las espaldas y nos disponemos para la gesta








Conforme subimos, comienza a apretar el calor. Recuerdo con alivio la brisa y la sombra de algún que otro pino perdido en aquel bello paisaje de montaña





En ésta foto podéis ver la cresta que teníamos que subir, una tarea nada fácil...





Un chico feliz!






Otro chico feliz también, pero hecho polvo








Cada parada era el momento perfecto para disfrutar de las vistas





O posar junto a una roca singular





Conforme subimos, el terreno se hace más escarpado. El peso de las mochilas te hace sentir como el mismísimo Atlas





Otra parada para reponer del líquido elemento





Por fin llegamos a la cumbre y nos instalamos en el bosquecillo de pinos donde teníamos pensado acampar.

Es el momento de relajarse en la hamaca





Enviarle SMS a la "parienta" para contarle la hazaña





Y prepararse algo de comer para reponer fuerzas





Los tallarines saben a gloria





Por la tarde, a hacer un poco el ganso. Aquí un servidor haciendo una lanza con el Cold Steel Bushman














A la mañana siguiente, deshacemos el camino que hicimos. Afortunadamente hubo un poco de niebla y curiosamente bastante fresco














Más vistas de pueblos cercanos





y de cumbres nubosas





Quitarse "el muerto" de la espalda de vez en cuando era un alivio...











Dejamos atrás la cresta...





Y se empieza a adivinar la carretera donde aparcamos








FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario